Una idea nunca debe dejar de crecer, debes nutrirla, trabajarla, probarla y evaluarla para así lograr un mayor impacto y una mejor propuesta de valor. Es por esto, que en UniHorizonte te compartimos algunos pasos que puedes seguir para cazar esas buenas ideas que necesitas. ¡Empecemos!

  1. Pensemos en las ideas

Piensa en las ideas que has tenido, principalmente tu negocio y responde:

  1. ¿Dónde nació la última idea que tuviste?
  2. ¿Cómo surgió la idea de negocio?
  3. ¿En qué situación estabas?
  4. ¿Qué te inspiró esa idea?

Apunta tus respuestas de forma detallada y analízalas. Lo primero que debes hacer es evaluar, pensar si esa idea es robada o construida a partir de referentes que han dado un resultado único, este segundo es lo ideal. Posteriormente, debes reconocer esas circunstancias que te inspiran, el proceso creativo que seguiste, el problema que solucionas.

Lo anterior, te llevará a conocer más que nadie el terreno de tu idea, descalificar lo que ya ha sido usado y no ser repetitivo. Además, pueden existir ideas que hayas decidido guardar en un cajón, rescatarlas puede ser útil para tu negocio y dar un toque fresco a tu idea.

Recuerda: para obtener resultados diferentes, debes hacer cosas diferentes.

  • Busca fuentes de inspiración

Ya conoces tu idea de negocio, sabes cómo y en cuáles circunstancias surgió, ahora busca diferentes actividades que te inspiren. Eso sí, no repitas. Lee libros que nunca has tenido en tus manos, ojea revistas, busca películas, disfruta de programas de televisión o series que no hayas visto nunca. Descubre esos mundos desconocidos y analiza el modo en que fueron creados.

Alimentar la mente te permitirá abrirte a nuevas ideas, conocer métodos, estrategias y sus resultados, además de descubrir si tu idea es realmente única.

Recuerda: la originalidad es el resultado de la unión de varios referentes, experiencias y aprendizajes.

  • Sé siempre original

Piensa en tu negocio y esa propuesta única de valor, ¿realmente es diferente? Para responder, es indispensable conocer a los competidores, modelos de negocios, así como casos de éxito y los que no tanto.

No hagas esta búsqueda solo a nivel local, sino piénsalo a nivel nacional e internacional. Es muy común encontrar modelos de negocio extranjeros que son reducidos a negocios locales con otras características. Esto, esa repetición, puede considerarse ordinario, una versión de mala calidad que nada garantiza que tu negocio vaya a funcionar.

Está bien tener un origen, pero el resultado debe ser original y diferente. Para lograrlo, debes conocer perfectamente tu idea de negocio, así como los que ya existen.

  • Caza lo cool, haz coolhunting

El coolhunting es una técnica de investigación nacida en los años 90 que busca cazar fenómenos culturales, sociales o artísticos que, bajo un análisis, pueden dar pistas de las tendencias de estilos de vida y consumo de las personas.

Cazar tendencias no es un misterio y menos algo difícil de lograr, pero requiere de una gran dedicación. Por eso, si quieres cazar grandes ideas para tu negocio, te invitamos a realizar alguna de estas actividades:

  • Entrevista a las personas, recolecta opiniones, escucha lo que se habla en redes sociales. Si tienes clara tu idea de negocio y tus clientes, podrás saber por dónde iniciar tu búsqueda y lo que puedes llegar a encontrar.
  • Observa a tu alrededor sin interferir, observa a las personas cómo son en su cotidianidad. Acércate a poblaciones, recorre sitios y analiza a las personas, sus comportamientos, hábitos, expresiones, modo de vestir, entre muchos otros aspectos. Documenta todo lo que encuentres.
  • Aprende a escuchar. Hazte las preguntas correctas, así podrás hacerlas a los demás. Si tienes una empresa de maquillaje pregúntate: ¿Qué esperan las personas de un producto de maquillaje? ¿Se puede agrupar el maquillaje con personas con problemas de piel? ¿Qué tan importante es el maquillaje en el establecimiento de relaciones?
  • Haz cacería en redes sociales. Visita blogs, foros, google alerts del tema de tu negocio. Revisa las anti tendencias, averigua las tendencias que están cayendo y por qué. No dejes escapar ningún detalle.
  • Mantén organizadas las ideas

Un error al emprender es no tener claro lo que se quiere lograr a corto, mediano y largo plazo. Se quiere hacer todo a la vez y no se establecen metas realistas, que respondan a la realidad. Anota siempre las ideas que cazas y analiza si son realmente viables para tu negocio, si añaden valor. Si lo son, establece el tiempo en que puedes implementarlas (mediano, corto y largo plazo) y trabaja en ella de acuerdo a las prioridades.