Emprender es crear valor a través del desarrollo de una oportunidad de negocio y convertirla en una empresa que genere riqueza colectiva, es una iniciativa que tiene como expectativa la independencia económica y laboral. Sin embargo, en el escenario colombiano el panorama no parece ser alentador, debido a que aproximadamente el 30 % de las empresas emergentes en el país tienden a desaparecer en el primer año, de acuerdo a un estudio de Confecámaras publicado en el año 2017.

En el escenario colombiano hay varias oportunidades para emprender

En Colombia está surgiendo una cultura de emprendimiento, debido a que emprender se visualiza como una oportunidad de carrera, como un estatus, como una posibilidad de independencia económica y una salida del desempleo, lo que es acertado y beneficia al país. Sin embargo, en el año 2018 se iniciaron cerca de 328.237 empresas, de acuerdo a datos del Registro Único Empresarial y Social (RUES) de las Cámaras de Comercio, y se estima que el 70% de ellas no sobrevivirá al quinto año de operaciones.

¿A qué se debe esto?

Las causas de la desaparición de las empresas son varias, pero algunas de las más importantes son los ingresos insuficientes para subsistir, problemas de ejecución, personal no capacitado y puntos de venta habilitados en sitios no adecuados. Además, varias empresas al ingresar a la formalidad no logran ser competitivas y finalmente desaparecen del mercado, lo que genera preocupación e inquietudes acerca de cómo los emprendedores desarrollan procesos, la clase de asesoramiento que reciben y la planeación que realizan.

El emprendimiento no se está asumiendo de una manera consciente y se lleva a cabo aceleradamente. Global Entrepreneurship Monito (GEM) publicó un estudio en el año 2017, en el que se afirma que la no continuidad de proyectos colombianos se debe a la no rentabilidad del negocio (35,6 %), seguida por razones personales (18,1 %), problemas financieros (16,1 %) y la oportunidad de vender el negocio (11,61 %).

Las pequeñas empresas, también conocidas como starup, no están realizando una planeación que les permita anticiparse a estos hechos, conocer el mercado y ser competitivos. Ciertamente, una starup no puede desarrollar una planeación similar al de una empresa que lleva años en el mercado, porque la segunda ya tiene un modelo de negocio establecido. Sin embargo, sí se deben tomar medidas y procurar realizar un análisis que le permita identificar el mercado, carga financiera, clientes y otros aspectos importantes.

¿Qué medidas se están tomando?

Desde el Gobierno Nacional están surgiendo iniciativas que buscan apoyar desde diferentes aspectos el emprendimiento en el país, entre ellas se encuentra la Cámara de Comercio de Bogotá, con el Modelo de Servicios Empresariales; el SENA con el Fondo Emprender; INNpulsa adscrita al MINCIT; App.co del Ministerio de TICs, y otras más que promueven el emprendimiento.

Varias de estas entidades brindan asesorías, capacitaciones, talleres, capital, relaciones con otras empresas, clientes, junto con otros servicios que contribuyen al fortalecimiento de pequeñas y medianas empresas. Estas iniciativas buscan, principalmente, disminuir los índices de empresas que desaparecen en el país y brindar a los emprendedores las herramientas que necesitan para lograr mantenerse en el mercado.

Finalmente, emprender es más que tener una iniciativa, es convertir la idea de negocio en una empresa que genere riqueza, no deudas. Esto, más que desalentar a personas que desean emprender, debe ser objeto de análisis para mejorar los procesos que se están realizando, se tomen acciones al respecto y se logre no solo surgir, sino también ser competitivo. Es necesario que se divulgue la importancia de la planeación y los beneficios que puede traer la consideración de este proceso antes de ejecutar una idea, debido a que la ausencia de este es la principal causa del cierre de empresas en el país.

Si te interesó este artículo también te interesará: Cinco entidades a las que puedes acudir para fortalecer tu empresa