De acuerdo a un estudio publicado por el Banco Mundial (BM) en el año 2018, Colombia es el segundo país de América Latina, después de Bolivia, con mayor tasa de deserción universitaria. Se estima que el 42% de los estudiantes colombianos que ingresan a la educación superior desertan en los primeros años, esto se debe a que no cuentan con el dinero suficiente para pagar un semestre o han acumulado una deuda que les impide continuar con sus estudios.

En UniHorizonte estamos comprometidos con la educación del país y queremos que estudiantes inicien y continúen su educación superior sin impedimentos. Por esta razón, hemos preparado cinco consejos que consideramos debes tener en cuenta para financiar con éxito tu universidad.

1. Planea tus estudios universitarios

Siéntate y piensa, ¿cuál es mi don? ¿En qué soy bueno? No elijas una carrera solo por su demanda en el mercado laboral, piensa también en qué es lo que quieres y a dónde quieres llegar, dado que si eliges una carrera que no es afín a tus intereses terminarás desertando antes de culminar y tendrás deudas acumuladas.

Una vez decidas la profesión que quieres ejercer, investiga las diferentes universidades que ofertan esa carrera, su programa académico y si su enfoque se ajusta a lo que quieres hacer, así te matriculas en una universidad que cumpla tus expectativas.

Algunas universidades tienen convenios con fundaciones, agencias, academias, entre otras que pueden ayudarte a fortalecer tu aprendizaje o vivir una mejor experiencia. Otras, por el contrario, cuentan con semilleros de investigación y/o observatorios, donde estudiantes pueden desarrollar mejores habilidades. Así que la invitación es a que realices una investigación exhaustiva y tengas a mano las mejores opciones.

2. Mira tus opciones de financiación

Existen varias posibilidades de financiar tu semestre, unas son de más fácil acceso que otras. Sin embargo, ten en cuenta que un producto no es bueno para todo el mundo, por eso, es importante que no solo tengas en cuenta la experiencia de personas cercanas a ti, sino que investigues y solicites personalmente la información.

La primera opción son becas por mérito académico, si tienes un buen promedio puedes averiguar instituciones donde puedan otorgarte una beca o aplicar un descuento por tus calificaciones. Si te encuentras estudiando, averigua los requerimientos de la universidad para poder ser beneficiado con una beca, algunas la otorgan a quienes hacen parte de grupos representativos.

Si es difícil acceder a una beca puedes acudir al ICETEX, una institución desarrollada por el Ministerio de Educación a la que puedes solicitar financiación de tus estudios. Pero, este no es el único medio existente, hay otras entidades que permiten la financiación con tasas de interés cómodas como Fincomercio, Coopfuturo, Finaciar, Bancolombia, Banco AV Villas, Banco Pichincha, entre otras. También, algunas universidades extienden sus métodos de pago y reciben toda clase de tarjetas débito y crédito, tarjeta Éxito y Codensa, brindando así más posibilidades.

Una de las opciones que está tomando mayor fuerza entre los estudiantes es Credity, una entidad de financiación estudiantil a corto plazo, que permite realizar el proceso de manera online y recibir respuesta de manera inmediata, no importa si estás reportado en data crédito o no tienes capacidad de endeudamiento. El único requisito es que seas empleado, pero, en caso de no serlo, deberás contar con un codeudor.

Muchas universidades tienen convenios con entidades financieras específicas, esto permite que el acceso a un crédito sea mucho más fácil y el estudiante pueda pagar sus estudios. Así que este punto es importante de revisar.

Pero, ¿qué hago si no quiero solicitar un crédito? Estudiar con crédito no es una obligación, pero no te desanimes si las opciones anteriores no te convencen. Si eres empleado averigua si tu empresa maneja un fondo y si es posible acceder a un préstamo, de esta manera puedes acordar una cuota de pago que te sea descontada de la nómina.

Evaluar los intereses es uno de los puntos más importantes del proceso.

3. Revisa tasas de interés

Una vez identifiques las opciones que tienes para financiar tu semestre y hayas solicitado información, te invitamos a realizar una investigación acerca de la tasa de interés. Recuerda que el interés es un porcentaje que se cobra por el uso del dinero, en este caso por el préstamo, por lo cual un porcentaje de la cuota que acuerdes pagar será destinado a ese fin.

Este análisis es una medida preventiva, debido a que la tasa de interés puede hacer que la cuota exceda tus ingresos y termines adquiriendo una deuda impagable. Por esta razón, te sugerimos hacer una simulación de crédito antes de tomar una decisión definitiva, varias entidades brindan la posibilidad de realizarlo a través de sus páginas web.

4.Revisa los plazos y modalidades de pago

Una vez esté en tus manos la información de las entidades financieras compara su oferta: meses de financiación, plazos de pago y cuota estimada. Existen modalidades de corto, mediano y largo plazo, de acuerdo a la que elijas es posible que aumente o disminuya el valor de la cuota.

Es importante tener en cuenta que algunas entidades hacen préstamos educativos que se deben pagar a seis meses, es decir, mientras cursas el semestre para que así puedas financiar el que continúa. Por supuesto, esto no ocurre en todas las entidades, pero es un punto que debes revisar.

5. Ahorros, cesantías e ingresos adicionales

Antes de decidir financiar el semestre con alguna entidad, revisa tus ingresos adicionales y analiza si con ellos es posible pagar el semestre o cubrir parte del préstamo, en caso de tomarlo. Calcula ingresos como la prima, que se entrega en el mes de diciembre y junio, nos puede ayudar a planear una estrategia.

Revisa tus cesantías, tal vez exista una cantidad de dinero que puedas destinar al pago del semestre y evites la solicitud de un crédito. También, puedes realizar un ahorro programado con algún banco, quienes te descontarán mensualmente un valor que será destinado para el pago de tus estudios.