Elegir una carrera profesional supone una de las decisiones más difíciles de tomar, debido a que la mayor parte del tiempo será dedicado a trabajar y lograr un desarrollo profesional. Elegir una carrera profesional implica un proceso largo y confuso en el cual se pueden cometer errores, acciones de las que nadie está exento.

En UniHorizonte queremos que los jóvenes tomen decisiones acertadas, que los haga feliz, por ese motivo, compartimos cinco errores que debes evitar a la hora de elegir una carrera profesional, ¡adelante!

Falta de autoconocimiento

El autoconocimiento es una labor introspectiva, la cual tiene como fin que el individuo reconozca en sí mismo habilidades, puntos fuertes, debilidades, gustos y valores, pero así mismo, pueda identificar aquellas situaciones que le hacen sentir emocionado, frustrado, enojado, entre otras para proceder a controlarlas.

Varios jóvenes no identifican qué es lo que quieren, qué es lo que los hace felices, por ello, toman decisiones que les causan frustración y terminan abandonando proyectos en los cuales han estado trabajado. Todo en la vida requiere un proceso, si quieres cocinar primero debes aprender a hacerlo, así mismo sucede con las personas. Si quieres tomar decisiones acertadas, debes examinarte y conocerte a ti mismo, así podrás reconocer lo que es mejor para ti.

Guiarse por la opinión de padres, amigos o familiares

Es común que los padres depositen en sus hijos los sueños que no pudieron cumplir o reposen sobre ellos expectativas, así como también es normal que los hijos intenten responder a ello. Pero, tomar decisiones basándose en la opinión de los demás y no en lo que se quiere no genera felicidad, de hecho, es un paso más a la frustración.

En el proceso de elección de una carrera universitaria todos querrán aconsejarte de la mejor manera: amigos, tíos, primos, padres, hermanos, entre otros. Incluso en ocasiones tratarán de guiar tus decisiones de manera inconsciente. Sin embargo, debes tener en cuenta que la experiencia de todos es diferente y que, si bien su opinión es valiosa, no es determinante.

El psicólogo Omar Bertocco, de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Argentina, explica que “el problema es cuando la persona convierte a las influencias en mandato; porque aparecen como el único camino para satisfacer los deseos y ser parte de la familia, para sentirse identificado con los padres o, incluso, para cambiar la historia”. Por ello, no trates de cumplir las expectativas de los demás y enfócate en lo que te hace feliz.

Pensar solo en el dinero

El factor económico es importante, dado que todos quieren llevar un estilo de vida cómodo. Pero el dinero no puede ser una motivación, pues al no recibir lo que crees merecer podrás sentirte frustrado y sentir que has tomado una mala decisión, por ello, es mejor que elijas una carrera profesional pensando en tus habilidades.

El mercado laboral cambia constantemente, la carrera que hoy es demandada por las empresas en cuatro años lo dejará de ser, por ello, es mejor que pienses en una carrera en la que puedas explotar al máximo tus habilidades y que te haga sentir exitoso por lo que eres capaz de lograr, el dinero llegará con el tiempo.

Investigar y evaluar de manera independiente te permitirá tomar mejores decisiones.

No conocer la carrera

Las personas suelen cometer el error de creer que conocen lo suficiente acerca de una carrera universitaria, sus conocimientos o las opiniones que dan otras personas respecto al tema las convierten en verdades absolutas y, aunque sean ciertas, no quiere decir que sea todo lo que existe.

Se debe realizar una investigación para conocer de antemano los contenidos que serán estudiados en la universidad, la duración de la carrera, la oferta académica, las especializaciones que se pueden realizar, los diferentes cargos que se pueden desempeñar junto con sus funciones. Así, cuando entres al mercado laboral, irás preparado y no te decepcionarás.

Nosotros mismos

Esto puede sonar un poco extraño, pero la mente y el corazón en ocasiones se convierten en el mayor obstáculo. Las personas, por temor a errar, esperan a que las oportunidades lleguen por arte de magia a sus manos, que aparezca un asesor tocando a su puerta, le diga las carreras que pueden estudiar y le entregue el formulario de inscripción.

El miedo y la confusión en ocasiones no dejan actuar y, aunque es normal sentirse de ese modo, se deben tomar acciones al respecto y no esperar a que las respuestas lleguen. Toma la iniciativa, indaga, pregunta y resuelve cualquier duda, pero si no encuentras respuesta a lo que quieres hacer, es mejor que te tomes un tiempo y lo pienses mejor. A veces tiempo es lo que se necesita para pensar.