Diferenciar entre vocación, carrera y trabajo te ayudará a tomar mejores decisiones respecto a tu futuro.

Cuando se traza un proyecto de vida es común escuchar términos como vocación, carrera y trabajo, los cuales comparten una conexión siendo inevitable mencionar a uno sin el otro. Sin embargo, son términos completamente diferentes e identificarlos contribuye a una mejor construcción del proyecto de vida y a tener mayor claridad acerca del tema.

El primer término es la vocación, el cual seguramente has escuchado asociado a un concepto religioso, que significa la inspiración o llamamiento de Dios. Pero, en un ámbito más secular, vocación es definido como un proceso de autodescubrimiento en el cual se manifiesta el camino que se quiere seguir.

Es un proceso constante, dado que el ser humano diariamente está aprendiendo de sí mismo, descubriéndose, reconociendo lo que le gusta, le interesa junto con sus aptitudes. No obstante, este proceso es diferente para todas las personas, algunas tratan de descubrirlo a través de test vocacional, charlas, orientaciones vocacionales, las cuales fallan por ser procesos rápidos que ignoran aspectos fundamentales de las personas.

La vocación debe ser algo que llena, una razón que hace sentir que no se necesita de nada más en el mundo, que cualquier situación va a poder superarse siempre y cuando se mantenga firme esa razón. Algunas personas desde muy jóvenes pueden sentir una fuerte conexión hacia una disciplina o profesión y saben claramente lo que deben hacer, otras, por el contrario, sienten que van en la mitad de su vida y no saben qué hacer.

No está mal, como dijimos anteriormente, la vocación es un proceso diferente en cada persona.

El segundo concepto es carrera universitaria el cual se escucha demasiado cuando se está ad portas de la graduación del colegio. La carrera es una serie de estudios que se deben tomar para optar por un título profesional y así poder ejercer una profesión (Porto y Merino, 2016) Pero, estos estudios se toman en una institución de enseñanza superior.

Las carreras universitarias se encuentran estructuradas, tienen una duración de 4 a 5 años y varían de acuerdo al tipo de formación. Ellas cuentan con un programa académico en el cual se explican los contenidos que se van a estudiar y cursos complementarios que deberá tomar el estudiante para optar por el título.

Por último, se encuentra profesión la cual se define como una serie de actividades que desarrolla una persona con el fin de alcanzar una meta y por el que recibe una retribución económica. La persona que desempeña las actividades se encuentra avalada para realizarlas, debido a que adquieren los conocimientos, no a partir de la experiencia, sino en una institución de formación.

A la persona que ejerce una profesión se le conoce como profesional, cuenta con un título que certifica sus estudios y ocupa cargos de acuerdo al mismo. Ellos desempeñan funciones de acuerdo a los estudios realizados y construyen una hoja de vida con la experiencia que van adquiriendo.

Vocación, carrera y profesión son tres términos completamente diferentes, conocerlos a profundidad te ayudará a definir los objetivos de tu proyecto de vida y lo que quieres llegar a ser. Dado que muchas veces se piensa primero en la profesión o la carrera universitaria, dejando de lado la vocación las habilidades que se poseen, tomando decisiones que en el futuro causan frustración.

Piensa claramente, ¿cuál es tu vocación? ¿Qué carrera quieres estudiar? ¿Qué profesión quieres ejercer? Estas preguntas las debes responder en la medida que trazas tu proyecto de vida, además que te ayudarán a conocerte mejor.

Si te gustó este artículo, probablemente te interese: Cinco errores que se cometen a la hora de elegir una carrera universitaria